Grupo

Autoclaves

En este tipo de instalación son tratados tubos, chapas, carriles, perfiles y piezas para media y pequeña capacidad.

El tratamiento se lleva a cabo en un recipiente totalmente cerrado, el autoclave. La solución de decapado es introducida dentro del recipiente y éste es cerrado herméticamente con una tapa. Las soluciones decapantes se bombean mediante control automático desde los diferentes tanques de preparación hasta el autoclave dependiendo de la calidad de la superficie requerida. Después del tratamiento las soluciones vuelven a los tanques de preparación. El tratamiento puede realizarse mediante inmersión o pulverización.

Las ventajas fundamentales son:

  • Poca necesidad de espacio
  • Fácil manejo
  • Reducción de cantidad de aguas residuales mediante lavado en cascada
  • Reducción de costes aumentando las etapas de procesos
  • Tiempos de ciclos y secuencia de baños variables
  • Reducción de gases mediante un sistema cerrado